Nuevo curso: Envejecer en el lugar - Eliminar obstáculos

Disfrute de este fragmento de nuestro nuevo curso completamente narrado: Envejecer en el lugar: eliminar obstáculos.
Aprobado para crédito en Puerto Rico XNUMX, Georgia, Louisiana, Michigan, Oregon.
¡O tome el curso sin crédito de cualquier estado para ampliar sus conocimientos!

"PROBLEMAS QUE SE DEBEN ESPERAR CON EL ENVEJECIMIENTO

Tenemos una larga historia de envejecimiento, prácticamente desde el principio de los tiempos. Ya no es difícil predecir lo que sucederá en nuestras vidas y cuerpos a medida que vayamos aumentando nuestros años.

El equilibrio se convertirá en un problema importante. Este problema puede surgir por una pérdida de fuerza física, efectos de diferentes medicamentos, deficiencias cognitivas y visuales. Sin pensar en una estrategia para prevenir o al menos minimizar las caídas, un problema de equilibrio puede convertirse en un peligro importante para la salud. Es una muy buena idea determinar periódicamente si sus seres queridos (o usted) pueden hacer esto de manera segura:

  • Sube y baja escaleras con confianza
  • Párese y vuelva a sentarse en sillas, camas, baños, etc.
  • Entrar, bañarse y salir de forma segura de bañeras y duchas
  • Conducir y regresar de los destinos, desde el punto de vista de la capacidad física y cognitiva.
  • Agáchese y recoja los artículos del piso o de los estantes inferiores
  • Transporte fácilmente artículos como bolsas de la compra y cestas de ropa
  • Usar el transporte público con éxito
  • Mantenga la casa y la propiedad limpias
  • Utilice correctamente todos los electrodomésticos
  • Gestionar la salud personal

Una consecuencia de decidir quedarse en casa, ya sea solo o no, es la gran posibilidad de accidentes domésticos. Dependiendo de la gravedad del accidente y si se producen lesiones, si alguien se cae, es posible que no pueda volver a ponerse de pie. Problemas cognitivos como la demencia pueden alejarlos, pero no necesariamente de regreso a casa. Los períodos prolongados de soledad, especialmente durante las vacaciones y en períodos de clima inclemente, pueden fomentar sentimientos de depresión. En presencia de confusión y ausencia de asistencia, el uso de medicamentos puede volverse peligroso si se ignoran, se toman en exceso o se combinan inadvertidamente con otros medicamentos. La movilidad limitada conduce a otros problemas, como evitar ir de compras o no asistir a las citas médicas programadas. También hay varias condiciones de salud como accidentes cerebrovasculares o enfermedad de Parkinson en las que las víctimas simplemente ya no pueden funcionar solas.

Incluso si su ser querido le permitirá hacer cambios, es una muy buena idea hacerlos gradualmente. Priorice los cambios que usted (y ellos) sienten que serán beneficiosos y establezca un marco de tiempo para implementarlos. Analice las opciones y deje que el residente elija las que mejor se adapten a sus necesidades. Luego, realice las tareas acordadas en porciones. Dé a sus seres queridos la oportunidad de adaptarse a algunos cambios, antes de que se implemente el siguiente conjunto. Si todo eso parece que será fácil, no lo será.

ESPERAR RESISTENCIA

No espere gratitud. A veces simplemente hacemos lo que tenemos que hacer, independientemente de la resistencia que enfrentemos. Pero no espere que los seres queridos que envejecen estén agradecidos cuando sugerimos o implementamos cambios en sus vidas.

  • A nadie le gusta cambiar, ni siquiera a nosotros. Hemos establecido rutinas, establecido formas de hacer las cosas, hábitos que no podemos romper si lo intentamos e incluso formas que hemos desarrollado para hacer las cosas en base a muchos, muchos años de experiencia aprendiendo a hacerlo bien. Independientemente de si otra forma le parece una mejor opción, si no nos hemos decidido por nosotros mismos sobre la necesidad de cambiar, no se hará nada.
  • A nadie le gusta admitir que se puede mejorar o mejorar, ni siquiera a nosotros. Si sentimos que hay una mejor manera de lograr algo, ya lo estaríamos haciendo de esa manera. Lo que generalmente no nos importa es alguien más joven que nosotros, que nos diga cuánto puede mejorar nuestra vida. Especialmente cuando son nuestros hijos. Realmente no tenemos la intención de que nadie decida por nosotros cuáles de nuestras posesiones necesitaremos eliminar para ordenarlas. Lo que poseemos, lo poseemos por una razón. Preferimos arriesgarnos a caernos que regalar ese artículo invaluable. ¿Guardarlo en otro lugar por un tiempo? Eso es ridículo. ¿Por qué pagar por el almacenamiento cuando podemos seguir almacenándolo aquí?
  • A nadie le gustan los cambios de roles, ni siquiera a nosotros. Cuando hemos estado a cargo toda nuestra vida adulta, no esperamos que nadie nos dicte nada. Somos los tomadores de decisiones y solucionadores de problemas en nuestras relaciones. Tenemos años de experiencia y sabiduría ganada con esfuerzo de nuestro lado. Si queremos tu consejo, te lo pediremos.
  • A nadie le gusta admitir que necesita ayuda, ni siquiera a nosotros. Hemos pasado toda la vida ayudando a otros que lo necesitan. Tenemos poco interés en sentirnos indefensos, cansados, débiles o dañados. Porque en nuestras mentes, todavía somos fuertes solucionadores de problemas de veinte años. Admitir lo contrario será reconocer el fin venidero de nuestro tiempo. ¿Necesitamos ayuda? No, pero gracias de todos modos.

Cambio gradual. El mejor enfoque probado sobre cómo lograr que los seres queridos de edad avanzada permitan que otros ayuden es implementar cambios en fases. ¡De Verdad! Estos se basan en etapas y se corresponden con las fases del envejecimiento, llegando lentamente a un acuerdo con la idea de que, en algún momento, la agilidad se ha cambiado por sabiduría.

Fase 1 - Bastante inconsciente: En este punto, mientras que otros pueden ver que se están desarrollando problemas, el residente no. No tienen ninguna motivación para vivir de manera diferente a como antes. No discutirán el tema, buscarán información ni reconocerán ninguna necesidad. En este punto, no tiene sentido intentar implementar ningún cambio.

Fase 2 - Reflexión: El residente se está dando cuenta de que tal vez, solo tal vez, estén surgiendo problemas que podría ser posible contrarrestar. Quizás algo debería cambiar. Esta comprensión a menudo se desencadena por un evento malo, como una caída con lesiones. Ahora el residente está al menos abierto a discutir opciones y soluciones específicas para las cosas que ahora perciben como problemas.

Fase 3 - Implementación: En este punto, los residentes están listos para realizar cambios y modificaciones. Si los cambios se implementan gradualmente, la resistencia a ellos disminuirá. No se deben realizar más cambios de los absolutamente necesarios. No es una mala idea discutir de antemano qué eventos desencadenantes deberían precipitar qué cambios. Todos deben ser conscientes de que, a veces, los cambios necesarios en un espacio pueden implicar quitarle espacio a uno adyacente.

Fase 4 - Mantenimiento: Los residentes incluso están comenzando a hacer cambios en su comportamiento. Lo que sea necesario para mantener su status quo y permanecer en casa. Se dan cuenta de que un empeoramiento de su situación podría hacer eso imposible. En este punto, aceptarán casi cualquier cambio que ofrezca esperanzas. Este suele ser un punto al que nadie quiere llegar. Probablemente ganar no valiera la pena."